viernes, 17 de agosto de 2007

Dos Historias



El Capullo

Cuenta el gran escritor griego Nikos Kazantzakis(Zorba, el Griego) que, de niño, un día reparo en un capullo preso en un arbol, de donde una mariposa se preparaba para nacer. Espero algún tiempo pero, se le hacia tarde, decidió calentar al capullo con su aliento; pero sus alas estaban todavía presas y murió poco después.

Era necesaria un apaciente maduración al sol y no superar, dice Kazantzakis, “Aquel pequeño cadáver es, hasta hoy, uno de los mayores pesos que tengo en la conciencia. Pero fue eso lo que me hizo entender lo que es un verdadero pecado mortal: Forzar las grandes leyes del universo. Es necesario tener paciencia, aguantar el momento oportuno, y seguir con confianza el ritmo que dios escogió para nuestra vida.


La Mano


El día de Navidad, un Diario publico la siguiente historia:

Una maestra pidió a los alumnos de 1er año que dibujaran algo que los haría felices la noche de la fiesta mayor de la Cristiandad. Antes de que le entregaran los trabajos, ella estaba segura de lo que iba a recibir. Como la escuela estaba situada en un barrio pobre, seguramente los alumnos le entregarías dibujos de pavos, turrones y otros manjares que sus padres-con mucho sacrificio habían comprado para celebrar aquel día.

Y así fue. No obstante, en medio de todos los dibujos, ella encontró uno que era diferente a todos los demás.

Quien hizo esto?-pregunto la maestra.
Un niño levanto el brazo
¡ Pero esto es solo el contorno de una mano!

El niño no respondió nada. La maestra aprovecho la ocasión para preguntar a los otros alumnos como interpretaban aquel dibujo.

Pienso que es la mano de Dios que nos da la comida dijo un alumno.
Un fabricante de juguetes, dijo otro, porque tiene muchos encargos de Papa Noel en esta época del año.

Finalmente después de una serie de respuesta ella se acerco al niño y le pregunto de quien era la mano que había dibujado.

Es la suya, ella recordó entonces de cuantas veces en el recreo había llevado al niño de la mano.
Aun cuando hiciese lo mismo con otros niños, tal ves eso significo mucho para el.

Nunca había pensado que mi mano fuera tan importante, comento un poco incomoda.

Por favor, haga que ella continué trabajando también durante el próximo año, respondió el niño, también algo turbado, la necesito.
Quiero tener el mismo regalo la navidad del año que viene.

P.Coelho.

9 comentarios:

Acerina dijo...

Ambas son profundas...

A veces creemos que estamos haciendo un bien a otro y, sin mala intención, lo dañamos ... otras veces estamos haciendo un gran bien, y ni siquiera nos damos cuenta ....

¡Hermoso!

Palabras adecuadas para el estado de mi alma...

Gracias mil...

Sonia dijo...

Me encantaron estas historias diametralmente opuestas, profundas y altamente reflexivas.

Recibe un abrazo desde Texas, EE.UU

alida dijo...

Los dos relatos son hermosos, para una buena reflexión, la mano me fascino

Feliz fin

Nacho dijo...

Esta es mi sección preferida hermanito, ya lo sabes.
"El Capullo" demuestra que a veces queremos forzar ciertas situaciones o circunstancias, sin pensar que el Universo y la Naturaleza tienen sus propias Leyes que no podemos cambiar. La Paciencia es una virtud y todos hemos venido a este mundo a cumplir una Misión.....
....Y "La Mano", esa mano que a veces incluso es invicible, pero que siempre está allí....
¡Felizz Finde! y Cuidaros Mucho! Adiós

Daniela dijo...

muy bonito, las dos historias, aprovecho para decirte que tenes una pagina muy ...pero muy bonita,bien diseñada, excelente contenido,linda musica consntemente, siempre leo tu blog.

te felicito.

Fernando dijo...

Gracias a todos por sus viAcerina, siempre consecuente con las visitas al blog, y me pone aun mas contento que en este momento te sea de gran ayuda, estas historias. Abrazos mil...

Sonia, gracias por tu visita.

Alida, cierto ambos relatos son bonitas historias que te hacen pensar, al igual que tu la 2, es una de mis favoritas. Igual feliz fin


Nacho, ahhh, hermano si por ti es hablaría puro sobre esta etiqueta, jejeje... igual se que te gusta mucho, por cierto ya coloque de fondo musical a tu artista favorito.

Daniela, gracias por salir del anonimato, de todos modos al parecer es la mayoría de los que visitan esta pagina desde hace poco 3 meses, por cumplir, poco tiempo, por lo que aun hay mucho por mejorar, en el camino se van aprendiendo cosas, mientras el recorrido es grato, agradezco un montón tus palabras y me obliga a seguir mejorando, tanto el contenido como todo en general , un saludo y siempre bienvenida

Roykssop dijo...

Buenas!

2 historias bonitas, las que nos traes, cada una con su respectiva enseñanzas.
Un gran abrazo!

Hernan

Addalina dijo...

Dañar haciendo un bien... cuántas veces no lo hacemos? Muchas veces las cosas se vuelven pretensión y ya eso en sí es terrible.
Gracias por estas dos reflexiones tan llenas de verdad.
Te abrazo fuertemente.

Viviana dijo...

Fernando:

Historias muy bonitas ambas. La primera me parece que es especialmente cierta con los niños. Muchas veces tratamos de forzar cosas en ellos para que aprenden más rápido, crezcan más rápido y nos regresan la gran lección (cuando menos los míos) de que las cosas tienen su tiempo y se acomodan en él. De nada vale forzarlas aunque nuestra intención sea buena. Yo creo que es algo muy difícil de aprender.

De la segunda historia, yo te diría que estoy convencida de que uno siempre debe portarse bien y ser buena persona, porque no sabes el impacto que vas a tener en los demás.

Saludos