jueves, 25 de diciembre de 2008

....¨¨¨... FELIZ AÑO NUEVO ...¨¨¨...

CAMINANTE


create animated gif


Ya que por estos últimos días del año mi tiempo y espacio se reducen, adelante unos cuantos días lo que seria el ultimo post, de CAMINANTE, en el mismo ha querido estar presente Freddy Díaz, quien ha estado bajo la figura de colaborador compartiendo a lo largo de este año por finalizar muchos de sus pensamientos e ideales con cada uno de nosotros, y al final del mismo para cerrar estarán mis palabras:


Corres bien pero fuera de camino.

por: Freddy


Así dice una frase celebre de un gran santo como lo es san Agustín, en nuestra sociedad luchamos por el aparecer y el tener y se nos olvida lo mas esencial, como lo es la vida misma , el amor , en fin de cuentas Dios fuente de toda la plenitud.

Podemos ver como en bellas palabras expresadas por Juan Pablo II en el libro Cruzando el umbral de la esperanza se nos da un gran mensaje al respecto.

¡No tengas miedo de los hombres! El hombre es siempre igual; los sistemas que crea son siempre imperfectos, y tanto más imperfectos cuanto más seguro está de sí mismo. ¿Y esto de dónde proviene? Esto viene del corazón del hombre, nuestro corazón está inquieto; Cristo mismo conoce mejor que nadie su angustia, porque «Él sabe lo que hay dentro de cada hombre» (cfr. Juan 2,25).”

Los sistemas que el hombre crea son imperfectos tanto mas cuanto mas el hombre pone su fe ciega en ellos con una falsa seguridad, prueba de ello es la crisis mundial que hoy nos embarga el hombre ha puesto su seguridad en sistemas perecederos que tarde o temprano se desmoronan, solo Dios ofrece bienes eternos que no pasan.

Pero hay esperanza se puede regresar al camino, se puede volver a empezar, Dios lo hace posible el hace nueva todas las cosas y en esta navidad quiere nacer en nuestro corazón y darnos optimismo. Hace un tiempo en el diario el tiempo de Colombia publicaran la historia de dos hombres que enviaron de distintas empresas para estudiar el mercado en la misma población, el primero al llegar al sitio y ver que nadie usaba zapatos envió un telegrama diciendo no invertir mercado con pocas posibilidades de crecer ya que nadie usa zapatos, el segundo evidencio lo misma circunstancia pero envió un telegrama diciendo mercado de grandes posibilidades pues nadie usa zapatos y tenemos la posibilidad de vendérselos, porque dos personas tiene una visión tan diferente de una misma realidad, quizás estemos frente a un panorama ensombrecido que nos espera pero de seguro que así como llega la lluvia y la tormenta también después viene el sol y todo pasara y será mejor , es pues hora de volver camino de lo esencial , del amor, y de la esperanza.


Feliz año nuevo

enviado por:

Freddy Diaz

Colaborador


HOY

por : Fher


En primer lugar, solo quiero decir, que para mi ha sido muy grato compartir con cada uno de los que por estos caminos se aparecen y aquellos que han marcado pasos para su regreso, mis experiencias, mi forma de ver la vida, y todo lo que en su conjunto representa este espacio, a veces idealista, otras realista, lleno de realidades y también de sueños, cada comentario dejado nutre la retroalimentación necesaria, para continuar el camino, para seguir compartiendo

Que aunque no podemos cambiar el mundo en que vivimos, siempre existira algo que hacer para mejorarlo, que siempre será necesario creer en uno mismo, en la capacidad de hacer, de transformarse y transformar la realidad que nos rodea.


Hoy en este ultimo día del año, antes de que el reloj marque la media noche, se me ocurre hacer un ejercicio, que es enumerar todas las cosas que podría hacer en la mañana del mismo, y seguir viviendo la emoción que a diario, da un amanecer:


Mi trabajo es escoger que clase de día voy a tener.


Tengo responsabilidades que cumplir hoy . Soy Importante


Hoy puedo llorar porque las rosas tienen espinas o puedo celebrar que las espinas tienen rosas.


Hoy puedo quejarme de mi salud o puedo regocijarme de que estoy vivo.

Hoy puedo quejarme porque tengo que hacer las labores del hogar, o puedo sentirme honrado porque tengo un techo para mi mente, cuerpo y alma.


Hoy me puede molestar de que en mi nevera no haya espacio para almacenar mas alimento, o compartir su contenido con quien lo necesite.


Hoy puede no agradarme que el día este muy soleado o pensar en un instante en aquellos que no tienen como abrigarse y protegerse del frió.


Hoy quiero seguir dejando mi mente enérgicamente abierta y llenarla con nuevos y ricos conocimientos.


Hoy me emociona ver el amanecer y me recuerda que pronto se ocultara el sol, y que saldrá la luna , y que podré dormir para descansar y seguir soñando, y que los sueños son para hacerse realidad.


Hoy me siento agradecido de que mis padres me dieran la vida, la educación y los principios y valores queme acompañan.


Hoy quiero seguir descubriendo nuevas relaciones.


Hoy sigo luchando por mis sueños sabiendo que lo importante, no es llegar a la cima , sino jamás dejar de subir, siendo yo quien decide hasta donde llegar.


Hoy seguiré buscando las oportunidades, ver cada problema que se presente como la oportunidad de buscar una solución, decidí ver cada desierto como la oportunidad de encontrar un oasis, decidí ver cada día como un nueva oportunidad de ser feliz.


Depende de uno mismo de cómo vaya el día, y para lograrlo hay que tener fe, confianza y valor en si mismo y sobre todo saber que uno es importante en la vida.

Lo que suceda hoy depende de mi, depende de ti, y debemos escoger que tipo de día vamos a tener. Ten un gran día... A menos que tengas otros planes.

Y como será tu día Hoy?


HASTA PRONTO

A TODOS UN FUERTE ABRAZO Y FELIZ AÑO NUEVO!!!



create animated gif


viernes, 19 de diciembre de 2008

Dudas


Hu-Ssong, filósofo oriental, hablaba con dos de sus discípulos.Le dijo uno:

- Maestro: tengo muchas dudas.

- Aprenderás bastante - le respondió Hu-Ssong.

Otro le dijo:

- Maestro: no tengo ninguna duda.

- Jamás aprenderás nada - le indicó el maestro. Y explicó:

- El que duda busca; el que no duda piensa que lo ha encontrado todo ya, y entonces deja de pensar. La incertidumbre del que duda enseña más que la certeza del que cree saberlo todo. La duda nos hace humildes; de la absoluta certidumbre nace la soberbia.

- Tienes razón - dijeron los alumnos.

Y Hu-Ssong contestó:

- Lo dudo.

sábado, 13 de diciembre de 2008

Perdonarse a sí mismo: fuente de gran plenitud - PARTE II -

Imagen : La gran Sabana - Venezuela

El perdón (la etimología viene del latín donare) es un don, es un acto de gratuidad. El amor es una palabra muy grande para los humanos que tantas veces somos tan mezquinos. Una cita de Marguerite Yourcenar en Memorias de Adriano: nos está contando el emperador romano Adriano (siglo I D.C.), gran humanista, sobre la cacería y qué le enseña a él acerca de la vida y exclama: “El justo combate entre el hombre y las fieras parece apenas leal comparado con las emboscadas de los hombres”, o sea, que nosotros somos peores que las fieras. En este mismo sentido, por momentos uno también siente la vigencia de ese viejo proverbio castellano: “Mientras más conozco a los hombres más amo a mi perro”.

Entonces, el perdón es un don, el perdón es exponerse, desnudarse, porque yo me desnudo frente al otro en la medida en que lo amo, porque le tengo total confianza, y es pedir perdón o perdonar porque he sido infiel al amor, porque me he dejado llevar por el desequilibrio del ego, por eso es tan importante el perdón y por eso el perdón es una fuente inagotable de paz interior. Y nos encontramos con el terrible drama de la vanidad: Uno no perdona cuando se cree perfecto y por consiguiente cuando cree que los demás también tienen que ser perfectos. Es decir, no se perdona a sí mismo. Yo no perdono al otro cuando no soy capaz de perdonarme a mí mismo.

¿Por qué no perdono? Porque el otro tiene que ser perfecto, porque yo soy perfecto. En la medida en que yo me conozco a mí mismo, sin decirme mentiras, y por consiguiente reconozco mi falibilidad y mi contingencia, es en esa medida en que yo conozco al otro que es mi congénere, mi semejante, y quien por consiguiente, también es falible. Por eso el perdón es el correlato del amor.

Dos relatos del evangelio nos ilustran al respecto. El primero, es el de la mujer sorprendida en el acto mismo de adulterio, que conforma una de las más bellas páginas de la literatura universal. Le dice Jesús a esta mujer: “Nadie te condena, pues yo tampoco te condeno, vete en paz y no vuelvas a pecar”. Si el Justo, Jesús de Nazareth, perdona y no condena, entonces qué nos queda al resto, que nos sabemos injustos tantas veces. Pero si ésto no nos basta, entonces pasemos a una página todavía más sublime de la literatura universal en la cual Jesús está clavado en la cruz, el crimen del inocente, y sus verdugos vanidosos infames, envidiosos insoportables se burlan de El. Se trata de sus propios asesinos ¿y El los condena? No, simplemente exclama: “Padre, perdónalos porque no saben lo que hacen”.

Cuántas veces nosotros no sabemos lo que hacemos, maniatados por tantos intereses y por tantas vanidades que atraviesan nuestro corazón, porque todo corazón humano está atravesado por vanidades y por intereses pequeños, mezquinos, y terminamos haciendo lo que no sabemos, lo que no queríamos hacer. Como dice Pablo de Tarso: “Hago el mal que no quiero y no hago el bien que desearía hacer”, ésto es una honda descripción de lo que es la humanidad.

¿Qué movimiento interno tiene que haber para realmente perdonar y salir de ese dolor, de esa ira, de esas ganas de venganza? Yo tenía una tía muy amada por mí a quien asesinaron en su cama por robarla, y tenía un amigo jesuita muy querido, un hombre extraordinario a quien asesinaron a las 6 de la tarde al frente de la iglesia de Tierra Alta, Córdoba. Todo indica que fue un operativo combinado entre paramilitares y un sector de la fuerza pública. Inmediatamente uno siente mucha rabia y deseos de matar, eso sí lo reconozco.

Pero hay que dar un segundo paso, y ¿yo qué saco respondiendo con la misma moneda? … saco una sola cosa: aumentar la vorágine de violencia, porque la violencia sólo trae más violencia, por eso sabiamente dice Jesús en el Evangelio: “el que a hierro mata a hierro muere”. Ahí en medio de ese dolor mío tan tenaz, Dios me colocó en un paradero, en el de la cruz de Cristo, “Padre perdónalos porque no saben lo que hacen”. Perdonar no significa que la sociedad permita que el secuestro, el asesinato o la extorsión campeen, no, de ninguna manera, tenemos que luchar para superar estos tremendos males.

El perdón es un proceso, ésto no se da en 24 horas. Es un proceso que puede tomar meses, inclusive años. Cuando sucede lo de mi tía, siento una gran rabia, siento un gran dolor, lo que primero uno siente es: “Quién la mató y yo lo vuelvo picadillo !!!!!!”, este es el primer impulso.

Simultáneamente hay un sentimiento de impotencia total. Ella está muerta, la mataron. Después viene la pregunta ¿qué hago? estoy resumiendo un proceso de meses. La imagen de ese cadáver ensangrentado sigue durante meses produciendo esa rabia. Estaba con esa duda ¿qué hago? Entonces empezaba a contemplar diferentes posibilidades: Me consigo a alguien para matar a los asesinos de mi tía. Pero entonces ahí en mi conciencia surgía una voz: “usted qué gana con eso, ya su tía está muerta, ya no va a volver a vivir en una forma espacio temporal, usted es un creyente en Jesús y usted sabe que su tía fue una persona buena y ella está viviendo en usted de otra manera”. Sin embargo, la presencia carnal espacio temporal de ella desapareció, y ésto es lo que más le duele a uno.

Pero el núcleo del asunto está en que yo no voy a recuperar dicha presencia matando a los asesinos, entonces ¿qué gano yo? ¿qué gano? Odio, rabia, y producir más asesinatos, hacer lo mismo y producir el mismo dolor que yo estoy sintiendo. Fueron meses de estar en esas sin salidas, en ese vaivén de sentimientos opuestos y en un momento determinado, insisto, recurrí a la cruz de Cristo, “Padre perdónalos porque no saben lo que hacen”, y en ese instante empecé a experimentar una gran paz interior. Es un proceso de meses. Esto no significa que hay que dejar el crimen en la impunidad, hay que luchar contra el crimen teniendo muy presente que la primera y más importante de forma de lucha contra este terrible flagelo es acabar con su más grande caldo de cultivo, que sin lugar a dudas es el desempleo y la discriminación social.

En última instancia lo que impide perdonar es la soberbia, la vanidad y los contextos sociales que niegan la experiencia del amor. No hay perdón ni conocimiento de sí mismo. Lo que falta es amar de verdad. Amar es reconocer al otro y ayudarle a corregir sus comportamientos torcidos. Vuelvo a las palabras de Jesús: “Nadie te condena, yo tampoco te condeno, vete en paz, y no vuelvas a pecar”. Perdonar es no odio, no resentimiento, es un cambio de actitud y de comportamiento. Reparar el daño hace parte del perdón.

El perdón es trascender, vocablo que viene de dos palabras latinas: trans- scendere, scendere es subir, y trans más allá, o sea, subir más allá. Estrictamente hablando no se trasciende hacia arriba, se trasciende hacia delante, porque trascender hacia arriba es fugarnos de lo concreto, trascender hacia delante es crecer dentro del corazón mismo del conflicto.

En el evangelio Dios no castiga. Dios nos ama, y la única vía de saber ésto es sintiéndolo. Dios lo único que hace es amar e impulsarnos a amar. Dios es amor, es perdón. Concilio Vaticano II: ¿quién es Jesús? Jesús comunica la plenitud del hombre al propio hombre, luego ¿quién es Jesús? la plenitud del hombre. Por ende ¿quién es Dios? Sin duda no es un Señor que está en la estratosfera, es un Señor que está en lo más íntimo de uno mismo y es la plenitud de lo humano ¿Quién es Dios? Es la fuerza del amor en ti, por eso dice Pablo que llegaremos a ser algún día uno en Dios, en ese sentido a ser Dios.

Hay que diferenciar entre ser Dios y ser dioses. Ser dioses es el que no se perdona a sí mismo, el soberbio, pero ser Dios es ser uno en el amor, es decir ¿quién es Dios? la plenitud de la mujer y del hombre. Esto tiene muchas consecuencias. Tú eres Dios en la medida en que amas. Esto es muy profundo, no se puede ni tocar, esto se vive. La única captación que tenemos de que nosotros cada vez somos más Dios la da en la medida en que nos dejamos llevar por el amor, y ésto sólo se vive.

Escrito por : sacerdote jesuita y teólogo Carlos Novoa

enviado por:

Freddy Diaz

Colaborador

martes, 9 de diciembre de 2008

Perdonarse a sí mismo: fuente de gran plenitud.

imagen: la gran sabana- venezuela

El sacerdote jesuita y teólogo Carlos Novoa, profesor titular

de la Universidad Javeriana, escribe sobre la importancia del perdón en el ser humano*****

El perdón a sí mismo es una dimensión muy importante de la existencia humana, porque quien no se perdona a sí mismo no puede perdonar a nadie y no puede ser feliz. Empezando este artículo viene bien una expresión de los últimos generales de la Compañía de Jesús, el Padre Pedro Arrupe y el Padre Peter Hans Kolvenbach que reza así: “Es muy importante en la vida saber reír y tener humor, comenzando por saber reírse de uno mismo”. Aquí estamos en el corazón del tema de perdonarse a sí mismo.

Perdonarse a sí mismo no se estila porque vivimos en la sociedad del delirio neoliberal, de la globalización de la miseria, donde no hay cabida para el perdón a sí mismo porque el estereotipo que se nos impone es el de “yo el perfecto”, lleno de éxito, que no puedo tener ningún defecto, ni ninguna falla.

Entonces así no tengo por qué perdonarme, porque soy perfecto. Y cuando uno está convencido de que es perfecto o perfecta, entonces uno está en un camino suicida y en un camino de gran frustración, porque es parte fundamental de la existencia humana la contingencia, la limitación.

Dicen los latinos “humano es errar”. Y cuando yo no me permito errar, cuando yo no me permito equivocarme, entonces yo entro al delirio de los dioses humanos con pies de barro. Estos son los peores dioses porque son inclementes, ya que son perfectos, y sin lugar a dudas le exigen a todos la perfección absoluta, que nunca existe, por lo menos en esta tierra. Por lo tanto, es condenarnos a ser lo que no somos. Por ésto es muy importante, primero que todo, aceptarnos como somos: personas con cualidades, con posibilidades, con recursos, con límites y con inconsecuencias.

Paradójicamente necesitamos reconocernos inconsecuentes y limitados ya que ésta es la condición de posibilidad del crecimiento, del progreso y del desarrollo, del auténtico desarrollo, que es el desarrollo integral.

Y para poder crecer debo reconocer que no me las sé todas, que necesito avanzar, que necesito ser corregido por los otros, que necesito corregirme a mí mismo. De lo contrario, soy perfecto, y quien es perfecto no avanza y se mutila porque todos necesitamos crecer. De ahí que sea muy importante perdonarse a sí mismo.

Uno se perdona sus límites, porque de una u otra forma todos queremos ser perfectos, todos queremos hacerlo bien, pero no lo podemos hacer bien siempre. Me perdono mis inconsecuencias, mis errores, mis fallas, incluso mis traiciones y esto es muy importante. Sólo aquel que se perdona a sí mismo puede amar, porque amar es asumir al otro como es, con todas sus glorias miserias, y amar es encontrarnos en la gratuidad de lo que es el otro, no imponiéndole mi estereotipo de perfección.

Fíjense lo importante que es perdonarse a sí mismo, porque ésto es la posibilidad del amor, porque es aceptar al otro como es en la medida en que yo me acepto a mí mismo como soy. Y es sólo esta relación de gratuidad donde yo no estoy imponiendo mi estereotipo de perfección, ni a mí mismo, ni a los otros, lo que me permite ser feliz.

Perdonarme significa conocerme a mí mismo. Tenemos un gran maestro de la muy antigua sabiduría oriental, el chino Sun Tzu, quien es su milenario libro “El arte de la guerra” nos dice: “Conócete a ti mismo y ganarás todas las batallas”. Y él no habla sólo de las batallas militares, él habla de la gran batalla, que es la batalla del cotidiano, de la existencia humana ¿Batalla contra quién?

Corrientes muy serias de la antropología y la psicología profunda contemporáneas señalan que estamos constituidos por diferentes pulsiones, dentro de las cuales sobresalen dos en particular: la pulsión de darse al otro, la alteridad, y la pulsión del egocentrismo.

Todos deseamos darnos al otro en gratuidad porque aprehendemos que ésto nos plenifica, y al mismo tiempo experimentamos la necesidad de afirmarnos a nosotros mismos negando al otro: esto es el egocentrismo.

Sin embargo, esta dinámica es muy compleja, ya que todos necesitamos una cierta dosis de ego, lo que hoy llaman los psicólogos la autoestima, y por esto el Evangelio afirma lo siguiente: (estoy parodiando el Evangelio) le preguntan a Jesús: “¿Maestro qué tengo que hacer para llegar a la felicidad?” y él responde: “Amar a Dios sobre todas las cosas y al otro como a sí mismo”. Luego la felicidad desde el camino cristiano es un ferrocarril que anda sobre una carrilera de tres rieles: amarse a sí mismo, amar al otro y amar a Dios

escrito y enviado por:

Freddy Diaz

Colaborador

sábado, 6 de diciembre de 2008

El Pescador

Imagen: Fher - Isla Margarita - Venezuela

Un banquero de inversión americano estaba en el muelle de un pueblito caribeño cuando llegó un bote con un solo pescador.

Dentro del bote había varios atunes amarillos de buen tamaño. El americano elogió al pescador por la calidad del pescado y le preguntó ¿cuánto tiempo le había tomado pescarlos?

El pescador respondió que sólo un de poco tiempo.

El americano luego le preguntó ¿porqué no permanecía más tiempo y sacaba más pescado?

El pescador dijo que él tenía lo suficiente para satisfacer las necesidades inmediatas de su familia.

El americano luego preguntó ¿pero qué hace usted con el resto de su tiempo?

El pescador dijo, "duermo hasta tarde, pesco un poco, juego con mis hijos, hago siesta con mi señora María, caigo todas las noches al pueblo donde tomo vino y toco guitarra con mis amigos. Tengo una vida "placentera y ocupada".

El americano replicó, "Soy un MBA de Harvard y podría ayudarte. Deberías gastar más tiempo en la pesca y con los ingresos comprar un bote más grande, con los ingresos del bote más grande podrías comprar varios botes y eventualmente tendrías una flota de botes pesqueros.

En vez de vender el pescado a un intermediario lo podrías, hacer directamente a un procesador y eventualmente abrir tu propia procesadora.

Deberías controlar la producción, el procesamiento y la distribución.

Deberías salir de este pequeño pueblo e irte a La Capital, donde manejarías tu empresa en expansión".

El pescador preguntó, ¿Pero, cuánto tiempo tarda todo eso?

A lo cual respondió el americano, "entre 15 y 20 años".

"¿Y luego qué?"

El americano se rió y dijo que esa era la mejor parte.

"Cuando llegue la hora deberías anunciar un IPO (Oferta inicial de acciones) y vender las acciones de tu empresa al público. Te volverás rico, tendrás millones.

"Millones ... y ¿luego qué?"

Dijo el americano: "Luego te puedes retirar. Te mueves a un pueblito en la costa donde puedes dormir hasta tarde, pescar un poco, jugar con tus hijos, hacer siesta con tu mujer, caer todas las noches al pueblo donde tomas vino y tocas guitarra con tus amigos".

El pescador respondió: "¿Acaso eso no es lo que tengo ya?"


Cuántas vidas desperdiciadas buscando lograr una felicidad que ya se tiene pero que muchas veces no vemos.
La verdadera felicidad consiste en amar lo que tenemos y no sentirnos mal por aquello que no tenemos.
"Si lloras por haber perdido el Sol, las lágrimas no te dejarán ver las estrellas"
¡LA FELICIDAD ES UN TRAYECTO, NO UN DESTINO!



miércoles, 3 de diciembre de 2008

CALIDOSCOPIO


Existía un hombre que a causa de una guerra en la que había peleado de joven, había perdido la vista. Este hombre, para poder subsistir y continuar con su vida, desarrolló una gran habilidad y destreza con sus manos, lo que le permitió destacarse como un estupendo artesano. Sin embargo, su trabajo no le permitía más que asegurarse el mínimo sustento, por lo que la pobreza era una constante en su vida y en la de su familia.

Cierta Navidad quiso obsequiarle algo a su hijo de cinco años, quien nunca había conocido más juguetes que los trastos del taller de su padre con los que fantaseaba reinos y aventuras.
Su papá tuvo entonces la idea de fabricarle, con sus propias manos un hermoso calidoscopio como alguno que él supo poseer en su niñez. En secreto y por las noches fue recolectando piedras de diversos tipos que trituraba en decenas de partes, pedazos de espejos, vidrios, metales, maderitas, etc.

Al cabo de la cena de nochebuena pudo, finalmente imaginar a partir de la voz del pequeño, la sonrisa de su hijo al recibir el precioso regalo.
El niño no cabía en sí de la dicha y la emoción que aquella increíble navidad le había traído de las manos rugosas de su padre ciego, bajo las formas de aquel maravilloso juguete que él jamás había conocido...

Durante los días y las noches siguientes el niño fue a todo sitio portando el preciado regalo, con él regresó a sus clases en la escuela del pueblo.
En los tiempos de recreo entre clase y clase, el niño exhibió y compartió henchido de orgullo su juguete con sus compañeros que se mostraban igual de fascinados con aquella maravilla y que pujaban por poner sus ojos en aquel lente y dirigirlo al sol...

Uno de aquellos pequeños, tal vez el mayor del grupo, finalmente se acercó al hijo del artesano y le preguntó con la ambiciosa intriga que solo un niño puede expresar: "Oye, que maravilloso calidoscopio te han regalado...¿dónde te lo compraron?, no he visto jamás nada igual en el pueblo..."
Y el niño, orgulloso de poder revelar aquella verdad emocionante desde su pequeño corazón, le contestó: "No, no me lo compraron en ningún sitio... me lo hizo mi papá"
A lo que el otro pequeño replicó con cierta sorna y tono incrédulo: "¿Tu padre?... imposible... ¡¡¡si tu padre está ciego..!!!"
. Nuestro pequeño amigo se quedó mirando a su compañero, y al cabo de una pausa de segundos, sonrió como solo un portador de verdades absolutas puede hacerlo, y le contestó: "Si... mi papá esta ciego... pero solamente de los ojos... "SOLAMENTE DE LOS OJOS..."

El amor solo se puede ver con el corazón..."LO ESENCIAL ES INVISIBLE A LOS OJOS



lunes, 1 de diciembre de 2008

Cuento de Navidad / La Esperanza

Imagen : casa - Fher-mcy/vzla

Era la noche de Navidad.

Un ángel se apareció a una familia rica y le dijo a la dueña de la casa: - Te traigo una buena noticia: esta noche el Señor Jesús vendrá a visitar tu casa.
La señora quedó entusiasmada: Nunca había creído posible que en su casa sucediese este milagro. Trató de preparar una cena excelente para recibir a Jesús. Encargó pollos, conservas y vino importados. De repente sonó el timbre. Era una mujer mal vestida, de rostro sufrido, con el vientre hinchado por un embarazo muy adelantado.
- Señora, ¿no tendría algún trabajo para darme?
Estoy embarazada y tengo mucha necesidad del trabajo.
- ¿Pero esta es hora de molestar? Vuelva otro día, respondió la dueña de la casa. Ahora estoy ocupada con la cena para una importante visita. Poco después, un hombre, sucio de grasa, llamó a la puerta. - Señora, mi camión se ha arruinado aquí en la esquina.
¿Por casualidad no tendría usted una caja de herramientas que me pueda prestar?
La señora, ocupada como estaba limpiando los vasos de cristal y los platos de porcelana, se irritó mucho:
- ¿Usted piensa que mi casa es un taller mecánico? ¿Dónde se ha visto importunar a la gente así?.
Por favor, no ensucie mi entrada con esos pies inmundos. La anfitriona siguió preparando la cena: abrió latas de caviar, puso champaña en el refrigerador, escogió de la bodega los mejores vino, preparó unos coctelitos. Mientras tanto alguien afuera batió las palmas. Será que ahora llega Jesús, pensó ella emocionada y con el corazón acelerado fue a abrir la puerta. Pero no era Jesús. Era un niño harapiento de la calle.
- Señora, deme un plato de comida.
- ¿Cómo te voy a dar comida si todavía no hemos cenado? Vuelve mañana, porque esta noche estoy muy atareada. Al final, la cena estaba ya lista. Toda la familia emocionada esperaba la ilustre visita. Sin embargo, pasaban las horas y Jesús no parecía. Cansados de esperar empezaron a tomar los coctelitos, que al poco tiempo comenzaron a hacer efecto en los estómagos vacíos y el sueño hizo olvidar los pollos y los platos preparados. A la mañana siguiente, al despertar, la señora se encontró , con gran espanto frente a un ángel. - ¿Un ángel puede mentir? Gritó ella. Lo preparé todo con esmero, aguardé toda la noche y Jesús no apareció. ¿Por qué me hizo esta broma?
- No fui yo quien mentí, fue usted la que no tuvo ojos para ver, dijo el ángel.
Jesús estuvo aquí tres veces, en la persona de la mujer embarazada, en la persona del camionero y en el niño hambriento.

Pero usted no fue capaz de reconocerlo y de acogerlo.



Más allá del plato que vamos a presentar, de los regalos o de los invitados miremos nuestro interior.
Busquemos esa paz que por momentos parece perdida en este mundo tan agitado.
Hagamos un pequeño balance de nuestra vida y tratemos de cortar esas ramas que nos deforman, que no nos permiten lograr esa felicidad tan ansiada.

A todos , que esta Navidad este llena de gozo y alegría, reflexión y unión




lunes, 24 de noviembre de 2008

De cumpleaños


De cumpleaños, hoy, por lo general suelo amanecer, mas reflexivo de lo normal, siii mas reflexivo...!!!!!!!!, que si no es por los mensajes de texto o las llamadas que entran a mi teléfono celular podría pasar buena parte del día, auto-analizándome y evaluando hechos y situaciones, pero por lo general al caer la tarde suelo ya cambiar el chip, y pasar a la parte de celebración, que de no haber una torta que me sorprenda, salgo a un restaurante, el cine ya que soy cinéfilo, teatro, o cualquier lugar donde sea de mi gusto y pueda pasarla bien.

Digamos que divido el día en dos tiempos, uno para estar conmigo mismo, y otro para compartir con amigos y familiares.


Siempre digo que es importante soplar la vela, quizás la única vela que se deba soplar en esta vida sea la de tu torta de cumpleaños, el día que viste luz en este mundo, la misma que apenas te permitía abrir los ojos, soplarla significa cerrar un ciclo, y abrir uno nuevo, lleno de nuevos retos, y metas y de algunas otras pendiente, que transitaran hasta el próximo año.


Por los que aquí pasan a menudo y otros no tanto, gracias por ser y estar, sus puntos de vistas son valiosas palabras, que enriquecen el todo de este espacio.



P.D : Si la torta se deja espero que logren comer un pedazo, jajajaja

domingo, 16 de noviembre de 2008

Mañana será paz mañana.

Imagen: por Oniblis photography/ el morro,lecherias, puerto la cruz, venezuela.


Y llegara la paz. Estallara la paz. Sera como un día de sol con barrilete. Sera como un mar inmenso que el viento arrulla. Nacerá en las caras de los hombres. Tendrá el gusto de los abrazos largos, el color de los prados verdes y será… como una primavera.

SERA

Pero antes de eso habrá que recorrer todo el camino. Devolver los golpes con caricias. No pensar en la venganza y entregar toda la sangre que el odio necesite hasta extinguirse. Habrá que ser justos los pueblos y los hombres definitivamente justos, y habrá que amar por sobre todo esta naturaleza de barro y de pecado y desde allí apuntar bien a lo lejos.

PAZ

Todo esto no se hará sin esperanza sin un pueblo como este capaz de perdonarlo todo. De superar con amor el inútil horror de la violencia. Y será ¡seguro que será! Porque mas firme que el odio es el amor y más fuerte que la bala es la palabra.

Autor desconocido


enviado por:

Freddy Diaz

Colaborador


lunes, 10 de noviembre de 2008

Viaje a Aruba / Regreso a Venezuela

De regreso en Venezuela, y a mi casa virtual, después de unas cortas Vacaciones, en la isla de Aruba, la cual me agrado bastante sobre todo las instalaciones del Resort ARUBA INN

En líneas generales, bastante agradable la gente de esta isla, muy educados, esta bien mantenida la isla, es bastante tranquila, y presenta un excelente comercio, con muy buenos precios, pero ya estoy de regreso a mi día a día, espero pronto volver.


Asi que pronto, visitare cada unas de los caminos virtuales que suelo recorrer, y espero pronto conocer nuevos


Mientras este caminante, comparte con el resto las fotos del lugar:




BubbleShare: Share photos - Craft Ideas








jueves, 30 de octubre de 2008

Humor / Variados

De viaje a Aruba pronto fotos y experiencia del mismo, mientras algo de humor para compartir:










miércoles, 22 de octubre de 2008

Todo a su tiempo


Imagen : Edgar Barany/ Medanos de Coro / Edo. Falcon / Venezuela


Vivir eso cotidiano, lo dé cada día con sus subidas y bajadas, anochece y amanece, llueve y escampa, duele pero sana, de eso esta hecha la vida de cada instante que es eternidad, de pequeñas cosas que no comprendemos, pero que hacen un todo que es bello, como dice Eclesiastés capitulo 3” hay un tiempo para cada cosa y un momento para hacerla bajo el cielo:

- Hay un tiempo de nacer y un tiempo para morir, un tiempo para plantar y un tiempo para arrancar lo plantado.

- Un tiempo para dar muerte, y un tiempo para sanar; un tiempo para destruir, y un tiempo para construir.

- Un tiempo para llorar y otro para reír, un tiempo para los lamentos y otro para las danzas.

- Un tiempo para lanzar piedras y otro para recogerlas; un tiempo para abrazar, y otro para abstenerse de hacerlo.

- Un tiempo para buscar y otro para perder; un tiempo para guardar y otro para tirar fuera.

- Un tiempo para rasgar y otro para coser, un tiempo para callarse, y otro para hablar.

- Un tiempo para amar, y otro para odiar, un tiempo para la guerra y otro para la paz.

Finalmente ¿que le queda al hombre de todos sus afanes? … El hace que cada cosa llegue a su tiempo, pero también invita a mirar el conjunto. Y nosotros no somos capaces de descubrir el sentido global de la obra de Dios desde el comienzo hasta el fin”

En este momento en nuestras vidas ante situaciones apremiantes que nos agobian quizás sea tiempo para el amor para el encuentro, para la amistad para la alegría y para la esperanza porque puede ser oscura y lluviosa la tormenta pero finalmente sale el sol y es un milagro que Dios nos regala por eso no hay que desanimarse ante las pruebas sino luchar sin desfallecer a la final el bien vencido superara al mal triunfante como lo digo Martin luther King.


Escrito y enviado por:

Freddy Diaz

Colaborador

jueves, 16 de octubre de 2008

SER FELIZ

Imagen: Los Roques/ Venezuela


Cuenta la leyenda que un hombre oyó decir que la felicidad era un tesoro. A partir de aquel instante comenzó a buscarla.

Primero se aventuró por el placer y por todo lo sensual, luego por el poder y la riqueza, después por la fama y la gloria, y así fue recorriendo el mundo del orgullo, del saber, de los viajes, del trabajo, del ocio y de todo cuanto estaba al alcance de su mano.
En un recodo del camino vio un letrero que decía:
"Le quedan dos meses de vida".
Aquel hombre, cansado y desgastado por los sinsabores de la vida se dijo:

- Estos dos meses los dedicaré a compartir todo lo que tengo de experiencia, de saber y de vida con las personas que me rodean.

Y aquel buscador infatigable de la felicidad, sólo al final de sus días, encontró que en su interior, en lo que podía compartir, en el tiempo que le dedicaba a los demás, en la renuncia que hacía de sí mismo por servir, estaba el tesoro que tanto había deseado.

Comprendió que para ser feliz se necesita amar; aceptar la vida como viene; disfrutar de lo pequeño y de lo grande; conocerse a sí mismo y aceptarse así como se es; sentirse querido y valorado, pero también querer y valorar; tener razones para vivir y esperar y también razones para morir y descansar.

Entendió que la felicidad brota en el corazón, con el rocío del cariño, la ternura y la comprensión. Que son instantes y momentos de plenitud y bienestar; que está unida y ligada a la forma de ver a la gente y de relacionarse con ella; que siempre está de salida y que para tenerla hay que gozar de paz interior.

Finalmente descubrió que cada edad tiene su propia medida de felicidad y que sólo Dios es la fuente suprema de la alegría, por ser ÉL: amor, bondad, reconciliación, perdón y donación total.
Y en su mente recordó aquella sentencia que dice: "Cuánto gozamos con lo poco que tenemos y cuánto sufrimos por lo mucho que anhelamos."
Ser Feliz, es una actitud.
"Cada hombre tiene un tesoro que lo está esperando"

De "El Alquimista" - Paulo Coelho.


martes, 14 de octubre de 2008

Expresando el amor

¿No es verdad que a veces somos tímidos para expresar el amor que sentimos?
¿Puede ser que por no "avergonzar" a la otra persona o por no avergonzarnos a nosotros mismos dudamos en decir : "TE QUIERO".
Y tratamos de decirlo con otras frases como: "CUÍDATE"..."NO MANEJES RÁPIDO" "PÓRTATE BIEN"...REGRESA PRONTO, ETC , ETC, ECT
Acaso no son diferentes formas de decir "TE QUIERO, eres importante para mí"... o "Me importas, no quiero que estés mal?
A veces, en verdad, somos extraños: la única cosa que queremos decir, es la única cosa que no decimos. Y, muchas veces no lo comunicamos del todo y la otra persona se siente ignorada y no querida.

O a veces esperamos a que esa persona ya no este para expresarle nuestra querencia, no puede ser mas fácil insultar que expresar el cariño que se siente hacia otro


Las palabras explícitas son necesarias, pero con frecuencia, la manera de decir las cosas es aún más importante.
Un apodo dicho cariñosamente porta mayor afecto y amor que los sentimientos que son expresados de manera poco sincera.
Un abrazo o un beso impulsivos dicen: "TE AMO", aún cuando las palabras digan algo diferente.
Cualquier expresión de preocupación de una persona por otra dice: "TE QUIERO".

Lo cierto es que rara vez escuchamos; oímos las palabras, pero no e
scuchamos las acciones que acompañan esas palabras o en las expresiones del rostro.
Normalmente solo escuchamos el rechazo o el malentendido. No vemos el amor que está allí, debajo de la superficie aún cuando las palabras sean amargas.
"Si escuchamos atentamente, nos daremos cuenta que somos más amados de lo que pensamos".

Mejor no sigo antes de que se convierta esto en un trabalenguas,simplemente expresar lo que uno siente, hacia otro!, saber hacerlo y a tiempo