martes, 9 de diciembre de 2008

Perdonarse a sí mismo: fuente de gran plenitud.

imagen: la gran sabana- venezuela

El sacerdote jesuita y teólogo Carlos Novoa, profesor titular

de la Universidad Javeriana, escribe sobre la importancia del perdón en el ser humano*****

El perdón a sí mismo es una dimensión muy importante de la existencia humana, porque quien no se perdona a sí mismo no puede perdonar a nadie y no puede ser feliz. Empezando este artículo viene bien una expresión de los últimos generales de la Compañía de Jesús, el Padre Pedro Arrupe y el Padre Peter Hans Kolvenbach que reza así: “Es muy importante en la vida saber reír y tener humor, comenzando por saber reírse de uno mismo”. Aquí estamos en el corazón del tema de perdonarse a sí mismo.

Perdonarse a sí mismo no se estila porque vivimos en la sociedad del delirio neoliberal, de la globalización de la miseria, donde no hay cabida para el perdón a sí mismo porque el estereotipo que se nos impone es el de “yo el perfecto”, lleno de éxito, que no puedo tener ningún defecto, ni ninguna falla.

Entonces así no tengo por qué perdonarme, porque soy perfecto. Y cuando uno está convencido de que es perfecto o perfecta, entonces uno está en un camino suicida y en un camino de gran frustración, porque es parte fundamental de la existencia humana la contingencia, la limitación.

Dicen los latinos “humano es errar”. Y cuando yo no me permito errar, cuando yo no me permito equivocarme, entonces yo entro al delirio de los dioses humanos con pies de barro. Estos son los peores dioses porque son inclementes, ya que son perfectos, y sin lugar a dudas le exigen a todos la perfección absoluta, que nunca existe, por lo menos en esta tierra. Por lo tanto, es condenarnos a ser lo que no somos. Por ésto es muy importante, primero que todo, aceptarnos como somos: personas con cualidades, con posibilidades, con recursos, con límites y con inconsecuencias.

Paradójicamente necesitamos reconocernos inconsecuentes y limitados ya que ésta es la condición de posibilidad del crecimiento, del progreso y del desarrollo, del auténtico desarrollo, que es el desarrollo integral.

Y para poder crecer debo reconocer que no me las sé todas, que necesito avanzar, que necesito ser corregido por los otros, que necesito corregirme a mí mismo. De lo contrario, soy perfecto, y quien es perfecto no avanza y se mutila porque todos necesitamos crecer. De ahí que sea muy importante perdonarse a sí mismo.

Uno se perdona sus límites, porque de una u otra forma todos queremos ser perfectos, todos queremos hacerlo bien, pero no lo podemos hacer bien siempre. Me perdono mis inconsecuencias, mis errores, mis fallas, incluso mis traiciones y esto es muy importante. Sólo aquel que se perdona a sí mismo puede amar, porque amar es asumir al otro como es, con todas sus glorias miserias, y amar es encontrarnos en la gratuidad de lo que es el otro, no imponiéndole mi estereotipo de perfección.

Fíjense lo importante que es perdonarse a sí mismo, porque ésto es la posibilidad del amor, porque es aceptar al otro como es en la medida en que yo me acepto a mí mismo como soy. Y es sólo esta relación de gratuidad donde yo no estoy imponiendo mi estereotipo de perfección, ni a mí mismo, ni a los otros, lo que me permite ser feliz.

Perdonarme significa conocerme a mí mismo. Tenemos un gran maestro de la muy antigua sabiduría oriental, el chino Sun Tzu, quien es su milenario libro “El arte de la guerra” nos dice: “Conócete a ti mismo y ganarás todas las batallas”. Y él no habla sólo de las batallas militares, él habla de la gran batalla, que es la batalla del cotidiano, de la existencia humana ¿Batalla contra quién?

Corrientes muy serias de la antropología y la psicología profunda contemporáneas señalan que estamos constituidos por diferentes pulsiones, dentro de las cuales sobresalen dos en particular: la pulsión de darse al otro, la alteridad, y la pulsión del egocentrismo.

Todos deseamos darnos al otro en gratuidad porque aprehendemos que ésto nos plenifica, y al mismo tiempo experimentamos la necesidad de afirmarnos a nosotros mismos negando al otro: esto es el egocentrismo.

Sin embargo, esta dinámica es muy compleja, ya que todos necesitamos una cierta dosis de ego, lo que hoy llaman los psicólogos la autoestima, y por esto el Evangelio afirma lo siguiente: (estoy parodiando el Evangelio) le preguntan a Jesús: “¿Maestro qué tengo que hacer para llegar a la felicidad?” y él responde: “Amar a Dios sobre todas las cosas y al otro como a sí mismo”. Luego la felicidad desde el camino cristiano es un ferrocarril que anda sobre una carrilera de tres rieles: amarse a sí mismo, amar al otro y amar a Dios

escrito y enviado por:

Freddy Diaz

Colaborador

3 comentarios:

Siry dijo...

Un post hermoso y cargado de verdad. Es el tema del mes para mi, esta época debe ser de despojarnos de esa pesada carga que implica ir por la vida llenos de rencor.

Jesús nos enseñó a ser felices, y está en nosotros serlo

Nacho dijo...

Qué pedazo de artículo! Muy idóneo para la fecha en que estamos..Desde luego que perdonar en cierta manera es liberación y sobretodo fuerza interior de quién perdona...Pienso que es es un paso importante para nuestra realización como personas.
Saludos, Freddy, Fher y Caminantes!

googler dijo...

I think I come to the right place, because for a long time do not see such a good thing the!
jordan shoes