viernes, 20 de julio de 2007

Volcán Teide en las Islas Canarias España: Patrimonio de La Humanidad.

Antes de hablar sobre el tema saludos a todos los españoles que visitan la pagina y si quieren agregar algo mas en hora buena.

La montaña más alta de España es el Teide, situada en las Islas Canarias. No se encuentra en el continente europeo sino en una isla, Tenerife, en el citado archipiélago, al Oeste de las costas de África. La cima tiene 3.718 metros de altitud sobre el nivel del mar. El Teide es un volcán muy alto que nace de las profundidades marinas del Océano Atlántico. Su cima, con nieves perpetuas, se puede ver desde todo el archipiélago Canario si el día está despejado. La parte central de la isla, incluida la cima, ha sido declarada Parque Nacional. Es una zona protegida, pero dispone de un teleférico y de varias instalaciones turísticas para que la gente pueda visitarlo de forma controlada, sin dañarlo, y admirar sus espectaculares paisajes volcánicos. Al lado del parque, en la zona de Izaña, se encuentra un Parque Astronómico con muchos observatorios. Es un lugar privilegiado para la observación del firmamento por su gran altitud (2.400 m) y porque por la noche no tiene contaminación lumínica.

Fauna y flora variadas :



Se trata de una formación volcánica que se erige sobre una antigua y gigantesca depresión calderiforme, configurada por dos semicalderas, separadas entre sí por los Roques de García. Sus alrededores conforman uno de los paisajes más bellos del país, salpicado de colores y una orografía volcánica que dibuja caprichosas formas. Además, posee una rica fauna y flora de una gran diversidad debido a las duras condiciones climáticas a las que se tienen que adaptar. Todo el Parque está situado a una altitud superior a los 2.000 metros, con muy baja humedad relativa, alto grado de insolación y fuertes oscilaciones de las temperaturas.
Las aves son el grupo de animales más representativo de la isla y entre ellas se encuentran el cernícalo que anida en el Parque. El pinzón azul del Teide que, aunque vive en los pinares de las laderas de la montaña, se le puede ver con frecuencia en Las Cañadas. El alcaudón, el típico canario. La paloma bravía y la tórtola son los dos únicos colúmbidos que se encuentran en la zona. Entre los reptiles sólo uno sobrevive en el Parque, el lagarto tizón que puede llegar a medir hasta 30 centímetros de longitud y se ha adaptado tanto a Las Cañadas como a las cotas más altas del Parque. Algunas especies de murciélagos y el erizo moruno son los únicos mamíferos autóctonos junto con el conejo, ratón de campo, rata, muflón y perros asilvestrados y gatos, todos ellos introducidos por el hombre. Los insectos son el grupo más variado e importante entre los animales de la zona. Se calcula que llegan a sumar hasta unas 400 especies las que viven en Las Cañadas, la mayor parte de ellas endémicas y de gran valor científico.

Diversidad :
La original diversidad de plantas que ha tenido que adaptarse a las duras condiciones climatológicas de la zona fue una de las causas por las que fuera declarado Parque Nacional. A medida que se asciende por las laderas de la montaña se puede ir observando cómo las especies vegetales adquieren distintas formas y colores que son propias de las diversas temperaturas y condiciones climatológicas que posee el Teide. La altura va condicionando el tamaño de las plantas, que en sus mayores cotas se reduce, al mismo tiempo que se extienden hacia los lados como consecuencia de la constante presencia de los vientos. El 22 por ciento de sus especies son endémicas y se encuentran amenazadas, mientras que el 15 por ciento de las autóctonas se encuentran en peligro de extinción. Entre las más características se cuentan la retama que es la que más abunda. El tajinaste rojo puede alcanzar los tres metros de altura y en primavera se cubre de curiosas flores rojas. El alhelí y la margarita del Teide , así como el aeonium y la sventenia son endémicos y muy apreciados. Sin embargo, en el Teide, cada época tiene su propia vegetación y su color, que transforma la imagen de la montaña, por lo que cada estación ofrece una inusitada imagen, desde una amplia gama de verdes, rojos y ocres que se conjugan jugando con las luces del límpido azul del cielo de la isla, hasta el blanco inmaculado que corona en invierno el volcán y que se desliza como mantos de espuma por sus laderas.
El Teide, la diosa canaria:

Imagen de satelite de la Isla de Tenerife, en la
que se observa el crater del volcan en el centro.


Tenerife es la isla mayor del archipiélago. Atravesada por una cordillera, en cuyo centro se encuentra el gigantesco cráter de las Cañadas del Teide, de unos 20 kilómetros de diámetro y a más de 2.000 metros sobre el nivel del mar, constituye un magnífico y bellísimo Parque Natural


Además del Parque del Teide, declarado como Patrimonio de la Humanidad, la 31 reunión del Comité del Patrimonio Mundial ha inscrito en las listas de la Unesco otro lugar natural, uno mixto y ocho culturales, asimismo añadir la ciudad arqueológica iraquí de Samarra al grupo de sitios en peligro.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Estando en Internet, me he encontrado con esta grata reseña, gracias por ello ,soy de las islas canarias, y aun tengo familia en Venezuela, país al que aquí queremos un montón

Fernando S. dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Nacho dijo...

Es tanto el cariño de los Canarios por Venezuela que dicen ellos que es la Octava Isla (Las Islas Canarias son siete). Y nuestro acento es superparecido. La geografía de las Islas es volcánica por naturaleza y la elección del Teide como Patrimonio de la Humanidad está más que merecida, es sencillamente preciosa. Por cierto Fher porque no haces una reseña parecida pero de nuestro hermoso Henry Pittier, otra maravilla de la naturaleza desde luego. Saludos!