martes, 17 de marzo de 2009

La bomba de agua


Cuentan que un cierto hombre estaba perdido en el desierto, a punto de morir de sed.

Cuando él llegó a una casita vieja -una cabaña que se desmoronaba- sin ventanas, sin techo, golpeada por el tiempo.

El hombre deambuló por allí y encontró una pequeña sombra donde se acomodó, huyendo del calor del sol desértico.
Mirando alrededor, vio una bomba a algunos metros de distancia, muy vieja y oxidada.

El se arrastró hasta allí, agarró la manija, y empezó a bombear sin parar.

Nada ocurrió. Desanimado, cayó postrado hacia atrás y notó que al lado de la bomba había una botella. La miró, la limpió, removiendo la suciedad y el polvo, y leyó el siguiente mensaje:

"Primero necesitas preparar la bomba con toda el agua de esta botella, mi amigo"
PD.: "Haz el favor de llenar la botella otra vez antes de partir."
El hombre arrancó la rosca de la botella y, de hecho, tenía agua.

¡La botella estaba casi llena de agua! De repente, él se vio en un dilema:

Si bebía el agua podría sobrevivir, pero si volcase el agua en la vieja bomba oxidada, quizá obtuviera agua fresca, bien fría, allí en el fondo del pozo, todo el agua que quisiera y podría llenar la botella para la próxima persona... pero quizá eso no salga bien.
¿Qué debería hacer? ¿Volcar el agua en la vieja bomba y esperar el agua fresca y fría o beber el agua vieja y salvar su vida?
¿Debería perder todo el agua que tenía en la esperanza de aquellas instrucciones poco confiables, escritas no se sabía cuando?
Con temor, el hombre volcó todo el agua en la bomba. Enseguida, agarró la manija y empezó a bombear... y la bomba empezó a chillar. ¡Y nada ocurrió! Y la bomba chilló y chilló.

Entonces surgió un hilito de agua; después un pequeño flujo, ¡y finalmente el agua salió con abundancia! La bomba vieja y oxidada hizo salir mucha, pero mucha agua fresca y cristalina. Él llenó la botella y
bebió de ella hasta hartarse. La llenó otra vez para el próximo que por allí podría pasar, la enroscó y agregó una pequeña nota al billete preso en ella: "¡Créeme, funciona! ¡Necesitas dar todo el agua antes de poder obtenerla otra vez!"


Podemos aprender cosas importantes a partir de esa breve historia:


1. Ningún esfuerzo que se haga será valido, si se hace de la manera equivocada.

Se Puede pasar toda una vida intentando bombear algo cuando alguien ya reservó la solución para ti.


2. ¡Aprender a mirar hacia adelante y compartir! Aquel hombre podría haberse hartado y olvidarse de que otras personas que necesitasen del agua pudiesen pasar por allí. Él no se olvidó de llenar la botella y todavía supo dar una palabra de incentivo, sólo se podrá obtener agua si antes de ha dado.


3.- Que cada quien siempre de lo mejor de si.


10 comentarios:

Myr dijo...

Linda historia con una moraleja
importante.

Recordemos siempre de que forma usar nuestro potencial y asi lo podremos poner a funcionar de la mejor forma!

Besos

SilviaE.D. dijo...

Hola Fernando!
Me encantó la historia!
Es cierto que si somos generosos, recibimos mucho más.
Besos!

Gaby dijo...

Simplemente hermoso... Excelente post, definitivamente sea cual sea el animo que uno tenga cuando llegue a tu blog, al leerte se alegra el dia...
Te dejo un mega besotototote

Nacho dijo...

Hola Fher!! Podríamos ser menos egoístas y pensar que vivimos en un mundo en el que todos necesitamos de todos para poder subsistir. Bonito post.
Saludos a todos!!

Belkis dijo...

Hola Fher, precioso post, dando es como recibimos y quien siembra cosecha. Dale Carnegie dijo: "Dar y dar más es la única manera de tener y tener más". Muy buena aportación. Un saludo y te invito a conocer mi rinconcito.

Te-Pito-O-Te-Henua dijo...

Hola Fernando !
Bonito blog tienes, mis cumplimentos.
Hia historia es muy buena.
Saludos.
Sill

FREDDY dijo...

Nos pertenece lo que damos y a veces hay darlo todo por algo mucho mejor es un costo -oportunidad. Me encanto la reflexion

Siry dijo...

Solo se puede recibir cuando se da a manos llenas. Cada vez que pensamientos egoistas nos invaden son pruebas de nuestra evolución.
Es muy ilustrativo este post con las vivencias actuales.

Feliz semana

Martha Colmenares dijo...

Hola mi querido amigo.
Tienes un merecido "Premio Symbelmine" en mi blog. Es una forma de compartir e intercambiar con los amigos de los blogs.
Recibe un gran abrazo,
Martha
Ah!! Está excelente tu blog

Fernando dijo...

Gracias, por sus comentarios e interesantes puntos de vista, bienvenidas Belkis y Te-pito-o-te-Henua, pronto visitare y conoceré sus casas.
Martha, mil gracias por siempre compartir un premio conmigo!
Un abrazo a todos