miércoles, 4 de febrero de 2009

La sabiduría interior


Un sabio cierta tarde, llegó a la ciudad de Akbar.

La gente no dio mucha importancia a su presencia,

y sus enseñanzas no consiguieron interesar a la población.

Incluso después de algún tiempo llegó a ser motivo de risas

y burlas de los habitantes de la ciudad.

Un día, mientras paseaba por la calle principal de Akbar,

un grupo de hombres y mujeres empezó a insultarlo.

En vez de fingir que los ignoraba,

el sabio se acercó a ellos y los bendijo.

Uno de los hombres comentó:
¿Es posible que además, sea usted sordo?.
¡Gritamos cosas horribles y usted nos responde con bellas palabras!.

- "Cada uno de nosotros solo puede ofrecer lo que tiene".

Fue la respuesta del sabio.



5 comentarios:

Siry dijo...

Cuantas respuestas en este post.

Gracias

SilviaE.D. dijo...

Hola Fernando!
Excelente!
Muy sabias palabras!
Un beso!

Hada Saltarina dijo...

Me ha gustado mucho esta historia; con una frase benévola ofrece una enorme sabiduría. Un saludo

Fernando dijo...

Siry ,Silvia y Hada, asi es mucho en pocas palabras, no se puede dar lo que no se tiene.

Hada , bienvenida, estas como en casa estos son tambien tus caminos

les dejo aqui un abrzo!

Nacho dijo...

..Holaaa!! Así mismo es, el sabio aunque no lograron entenderlo siguió siendo el mismo de siempre..excelente mensaje.
Saludos Fher y Caminantes!