lunes, 14 de enero de 2008

A.P / Actitud positiva / mantenimiento y fortalecimiento


Comparto con ustedes la visión que tiene Jose Botello Wilson, sobre el tema y lo que aporta al mismo:

Cuando crees que tienes un problema y logras definir exactamente cuál es, la actitud que tomas frente a ese problema o suceso que se te presenta es, finalmente, la que determina la dimensión e importancia del mismo.

Recuerda la máxima que establece que hay dos formas de ver el vaso que tiene agua a la mitad. La forma optimista, que permite ver el vaso “medio lleno” al alegrarte por observar la mitad llena; o puedes seguir la forma pesimista del vaso “medio vacío” que se preocupa por la mitad vacía.


Esto no es ni más ni menos que una cuestión de dos actitudes antagónicas: la positiva y la negativa. Sin dejar de ser realista o soñador, puedes transformarte en una persona más positiva y creativa para vivir las circunstancias de una manera menos traumática y más relajada.


Por eso, para dejar de ver todo negro y cultivar una verdadera “actitud positiva”, mediante la siquiente practica:


1. Relájate y respira profundo: Si algo te salió mal o te sientes un poco depresivo, lo mejor que puedes hacer es distenderte y concentrarte en la respiración. Se ha comprobado que los métodos de relajación ayudan a deshacerse de los pensamientos negativos, favorecen el control de las emociones y purifican el cuerpo.

2. Haz lo que piensas: Si piensas una cosa y terminas haciendo otra totalmente diferente, te sentirás inconforme contigo mismo. Trata de evitar las conductas contradictorias, sobre todo si no quieres que te invada un profundo sentimiento de fracaso existencial.



3. Aprende a ver el lado positivo de las cosas: Debes aprender que en la vida no todos los momentos son buenos, hay algunos peores que otros e incluso algunos son indeseables. La clave está en aceptar los hechos que son irremediables, sin ningún tipo de frustración o enojo desmedido. Una reacción emotiva descontrolada o negativa para afrontar un momento duro en la vida, es una clara muestra de debilidad y fracaso. Al contrario, la serenidad, el autocontrol y la visión positiva de las cosas, son las mejores armas para enfrentar con éxito lo que te toca vivir.


4. Evita las comparaciones: Para cultivar una actitud positiva nada mejor que ser uno mismo. Tanto las comparaciones como las idealizaciones de cómo deberías ser tú y de cómo deberían ser las cosas, son muy perjudiciales para tu salud mental y tu autoestima. La frustración y la envidia que se genera al ver en otros lo que uno quiere ser, son pensamientos altamente negativos que debes aprender a controlar para evitar sentirte deprimido. Lo mejor es aceptarte tal cual eres y tratar de cambiar aquellas cosas que te molestan de ti mismo, pero dejando de lado las comparaciones, pues cada persona es única.


5. Vive el presente: Si piensas continuamente en lo que debes o puedes hacer en el futuro te pierdes de vivir el presente. Además, este tipo de pensamientos alimenta la ansiedad y las preocupaciones y no te permite disfrutar de los pequeños momentos que te da la vida. Para dejar de divagar y angustiarte por lo que todavía no sucedió, nada mejor que centrar todos tus sentidos en el aquí y ahora, sin dejar de lado los sueños y los proyectos.

6. Olvídate de los detalles: La obsesión por la perfección sólo puede conducirte a la desilusión. Pues no todo es tan perfecto como siempre pretendes que sea, la vida está llena de pequeños detalles que la hacen encantadora y única. Si deseas que todo esté de acuerdo con tu esquema de valores te pasarás todo el tiempo tratando de acomodar esos detalles para que se vean perfectos, pero le quitarás el sabor de disfrutar las cosas tal cual se presentan. Busca un equilibrio y deja de lado el exceso de perfeccionismo, te sentirás mejor.

7. Mueve el cuerpo: Pasa cuanto antes a la acción y permítele al cuerpo moverse con total libertad. Practica un deporte, haz alguna actividad física, recrea tu mente a través del baile o de un paseo por el parque. De esta forma elevas tus niveles de adrenalina y serotonina, aumentando el optimismo y desechando los pensamientos negativos.

8. Cuida tu imagen: Verse bien es una manera de sentirse bien. El cuidado personal te hará sentir más renovado y te ayudará a romper el círculo cerrado del pesimismo. Intenta cambiar de imagen regularmente y no dudes en arreglarte cada vez que sales de tu casa. Asimismo evita el encierro, esto te obligará a modificar tu aspecto.

9. Presta atención a los demás: Creerte el centro del universo sólo alimentará las obsesiones que tienes por ti mismo. Poco a poco, comienza a centrarte en los demás y recuerda que ayudar al prójimo puede ayudarte a sentirte mejor y más positivo. Los problemas de los otros pueden hacerte tomar conciencia de que no todo lo que te pasa es tan grave.

10. Duerme plácidamente: Acostúmbrate a mejorar tu calidad de sueño. Dormir bien es una excelente manera de mejorar tu estado de ánimo durante el día. Recuerda que un mal descanso incide directamente en tu humor, te hace sentir cansado e irritable, y sobre todo no te ayuda a cambiar la actitud.

4 comentarios:

marco dijo...

Leyendo los consejos la verdad me falta cultivar algunos en especial eso del sueño, tengo la mala costumbre de quedarme hasta tarde con la computadora, no en el msn porsiacaso solo practicando con el photoshop.

Y el deporte es bueno, es una manera de eliminar toda esa carga de rabia a veces que uno puede tener, cortar el jardin, regar las plantas yo creo que es una buena terapia para de alguna manera relajar la mente.

Buenos los consejos un saludo afectuoso :)

Lorelay dijo...

Hey, me gusto mucho tu blog... perdón pero entre sin permiso :)

Y recordaré tus sabios consejos, en estos momentos que necesito una actitud más positiva.

Besitos desde Chile

Lore

Gaby dijo...

Hola corazon hoy no estoy de animos pero igual te lei como todos los dias, intentare hacerlo, buenos consejos...
Besos

Nacho dijo...

Hola que tal Fher! Muy buenos consejos para poner en práctica, la verdad que muchas veces hacemos de un pequeño problema una inmensa torre, que nos impide seguir adelante. En realidad me parece que a veces es más bien una cuestión de actitud ante la vida, y de como podamos enfocar las cosas y lo que podamos pensar sobre las mismas. Creo que como bien planteas una actitud positiva sería la mejor manera de combatir el decaímiento y el derrotismo.
Saludos!!!