miércoles, 8 de abril de 2009

El ego

Imagen: http://www.cometamagico.com.ar

Un científico descubrió el arte de reproducirse a sí mismo tan perfectamente que resultaba imposible distinguir el original de la reproducción.


Un día se enteró de que andaba buscándole el Ángel de la Muerte, y entonces hizo doce copias de sí mismo.


El Ángel no sabía cómo averiguar cuál de los trece ejemplares que tenía ante sí era el científico, de modo que los dejó a todos en paz y regresó al cielo.

Pero no por mucho tiempo, porque, como era un experto en la naturaleza humana, se le ocurrió una ingeniosa estratagia.


Regresó de nuevo y dijo: "Debe de ser usted un genio, señor, para haber logrado tan perfectas reproducciones de sí mismo, sin embargo, he descubierto que su obra tiene un defecto, un único y minúsculo defecto".


El científico pegó un salto y gritó: "¡Imposible! ¿Dónde está el defecto?".


"Justamente aquí", respondió el Ángel mientras tomaba al científico de entre sus reproducciones y se lo llevaba consigo. "Todo lo que hace falta para descubrir al "ego" es una palabra de adulación o de crítica".


Anonimo.

3 comentarios:

Myr dijo...

hahahha muy bueno,
y seamos conscientes.... el ego siempre nos descubre, hay que hacer un gran trabajo de humildad con nostros mismos, para poder dismunuir su arrogancia!

Un abrazo y Felices Pascuas.

Nacho dijo...

Buen Post! Muchas veces nos sentimos ofendidos innecesariamente y sin motivo alguno, porque lo que en realidad nos ocurre es que sentimos que nuestro amor propio es vulnerado o atacado, sin causas aparentes..La humildad, desde luego, es la antítesis a esta cualidad de nuestra personalida.
Saludos hermano y espero que hayas pasado un Semana santa en familia y con mucha paz!

Amly dijo...

Buen Post.... el amor propio tiene su nota especial...