lunes, 4 de agosto de 2008

Gandhi


Entre los grandes teóricos que modificaron la configuración política e ideológica del mundo en el siglo XX, figura este hombre de austeridad inflexible y absoluta modestia, que se quejaba del título de Mahatma ('Gran Alma') que le había dado, contra su voluntad, el poeta Rabindranath Tagore. En un país en que la política era sinónimo de corrupción, Gandhi introdujo la ética en ese dominio a través de la prédica y el ejemplo. Vivió en una pobreza sin paliativos, jamás concedió prebendas a sus familiares, y rechazó siempre el poder político, antes y después de la liberación de la India. Este rechazo convirtió al líder de la no-violencia en un caso único entre los revolucionarios de todos los tiempos.

Gandhi fue líder nacionalista, pero, por encima de todo, fue un defensor de la igualdad y la justicia. Luchó con gran ímpetu tanto para lograr la independencia de la India como para acabar con las desigualdades que padecía la sociedad de su país. En una sociedad tan estratificada como la india, se puso del lado de los intocables -casta privada de todo derecho- y predicó la admisión de todos los individuos como miembros de la sociedad. Sus ambiciones trascendían el ámbito estrictamente político: más allá de la liberación de su país y la transformación social, abogó por el perfeccionamiento espiritual del hombre.

“Sea que estés cansado o no, ¡oh hombre!, no descanses, no te detengas en tu lucha solitaria, sigue adelante y no descanses.

Caminaras por sendas confusas y complicadas y solo salvaras algunas vidas tristes. ¡Oh hombre! no pierdas la fe, no descanses.

Tu propia vida se agotara y se desvanecerá y habrá peligros crecientes por el camino ¡Oh hombre! Soporta todo eso, no descanses.

Salta por encima de las dificultades aunque sean más altas que las montañas, y aunque mas allá solo haya campos áridos y secos.

El mundo se oscurecerá y tu derramaras tu luz sobre el y se disiparan las tinieblas. ¡Oh hombre! Aunque peligre tu vida no descanses, Busca descanso para los demás.”

Gandhi.

El sentido de la vida es amar y servir darlo todo hasta que duela, he allí la plenitud del don y la verdadera riqueza solo en el encuentro profundo con dios y lo que somos descubriremos nuestra meta nuestra misión y el camino a transitar sin desfallecer.

Articulo escrito y enviado por:

Freddy D.
colaborador

3 comentarios:

Lycette Scott dijo...

Gracias por regalarnos este post... Ghandi fue sencillamente lo máximo

Nacho dijo...

Qué bien Freddy, que hables sobre el hombre que logró la independencia de su País, La India, crisol de religiones, sin que se derramara ni una gota de sangre, a base de sabiduría, paciencia, resistencia, y sobretodo mucha fé y espiritualidad...Saludos a tí y a Fher por supuesto!

La LLama Violeta dijo...

hola chamo q tal? espero q estes chevere vale...

saludos violetas...