sábado, 27 de octubre de 2007

<---- Sobre la Necesidad de Recibir--->

Un leñador acostumbrado de derribar árboles, termino casándose con una mujer que era exactamente su opuesto: delicada, suave, capas de hacer lindos bordados con sus dedos gentiles. Orgulloso de su esposa, el pasaba todo su tiempo en el bosque, haciendo su trabajo para que nada faltase en su casa.

Vivieron juntos durante muchos años, tuvieron 3 hijos que crecieron, estudiaron, se casaron y fueron a vivir a lugares distantes, como suele suceder la mayoría de las veces, La pareja continuaba en la misma cabaña, pero mientras el hombre se sentía cada ves mas fuerte por causa de su trabajo, La mujer empezó a debilitarse. Ya no bordaba mas, perdió el apetito, no hacia sus caminatas diarias, y vio desaparecer toda la alegría de su vida. Su estado de salud se agravo de tal manera que ya no se levantaba mas de la cama.

El marido ya no sabia que hacer. Una noche, cuando una fiebre alta hizo que el rostro de su esposa adquiriera una palidez mortal, el tomo con sus fuertes manos los delicados dedos de su mujer y comenzó a llorar:

-¡ No me dejes!- Decía sollozando.
La mujer tuvo fuerzas para decir, en medio de los delirios provocados por la fiebre:
-¿ Pero por que lloras?
-¡ porque te necesito!

El brillo en los ojos de la mujer pareció retornar:

- ¿ Y solo ahora me lo dices?. Yo pensé que cuando nuestros hijos crecieron y partieron, mi vida había perdido el sentido. ¡ Tu siempre has sido tan independiente!

-Es que yo tenia vergüenza de recibirlo-Dijo el leñador-Siempre pensé que no merecía todo lo que hacías por mi.

A partir de ese día, la mujer volvió a recuperar la salud, volvió a caminar por el bosque y hacer sus bordados. Su vida había vuelto a tener sentido porque alguien la necesitaba.
Alguien era capaz de recibir la mejor cosa que podía dar “AMOR”

A veces parece que fuera mejor dar que recibir, me explico, se puede sentir placer al ayudar a alguien, ser generoso, pero cuando estamos en una posición distinta por x o y causa, pareciera estuviéramos en un posición inferior o que fuese indigno recibir algo, cariño o amor, o que no lo merecemos o pensar que algun dia me lo cobraran y con intereses, o peor pensar que no estan dando algo porque somos incompetentes para conseguirlo con esfuerzo propio, muy a pesar de que quien lo este dando lo haga con amor y generosidad.

Los actos de dar y recibir, aun cuando sean aparentemente opuestos, forman parte del mismo y continuo movimiento.

No es mejor quien da con generosidad, ni es peor quien recibe con alegría. El amor es, justamente, fruto de estas dos cosas.

Este post- va dedicado a [Bexza] La Llama Violeta y a su familia, mucha fe, y sigan adelante.

8 comentarios:

Siry dijo...

Que hermoso!!!

Carlos dijo...

Buscando información de choroni, he llegado a tu blog, tanto esta reflexión como la anterior y en general el contenido del blog, me parecen muy interesante, así que me llevo mas de lo que estaba buscando.

Si tienes alguna información de posadas en el lugar agradecería me informaras
Este mi mails: tlanos@hotmail.com

Lycette Scott dijo...

Que buen post mi amigo, una gran moraleja y estoy muy de acuerdo.
Besos

Acerina dijo...

Muy bueno!!!

"Dar y recibir", es un ciclo... y deben existir ambos para que haya equilibrio...

Besos & Bendiciones...

Nacho dijo...

...Poco que agregar Sr. Caminante, me he quedado sin palabras, más aún por la dedicatoria, sólo añadiría un sabio refrán que dice: La Mano que da una Rosa es la que queda perfumada..
Si supiéramos lo grande que nos hacemos con cada acto de solidaridad, cada vez que "damos" o "ayudamos a alguién", saldríamos un poco del cascarón y del encierro en el que solemos vivir.
Un Abrazo Hermano y tú Web es un verdadero Oasis!

..**Sidra**.. dijo...

Fher... Dar y recibir. Saber dar (se) y saber recir (lo)... Algo tan sencillo pero que se hace tan complicado!!!

Un ciclo contínuo, que permite dejar el lugar que merodeamos mucho mejor, sembrando gratitud en el alma de quien recibe y decorando con sonrisas la nuestra cada vez que nos dan.

Magia pura, eso es el dar. Cada pequeño gesto se convierte entonces, en un enorme montón de enseñanzas que como legado continuan en interminables cadenas de bondad.

Me encantó el blog, creo que por ahi te has dado cuenta que vivo en eso de "dar" (se)

Un beso! ;)

alida dijo...

Lindo post, bello mensaje, la moraleja nos enseña mucho

Dar y recibir

Un abrazo

Fernando dijo...

Gracias, Siry, Licette, Acerina,Nacho Sidra Y Alida, por estar aqui,Dar y Recibir dos caras de una misma moneda, una accion no es mejor ni peor que la otra.


Carlos,un placer que estes por estos lares, ya te envio la informacion a tu correo