miércoles, 31 de octubre de 2007

---¨--- Rana De Poso ---¨---

En un pozo profundo vivía una colonia de ranas, allí llevaban su vida, tenían sus costumbres, encontraban su alimento y croaban a gusto haciendo resonar las paredes del pozo en toda su profundidad.


Protegidas por su mismo aislamiento, vivían en paz y sólo tenían que guardarse del tobo que, de vez en cuando, alguien echaba desde arriba para sacar agua del pozo. Daban la alarma en cuanto oían el ruido de la polea, se sumergían bajo el agua o se apretaban contra la pared, allí esperaban conteniendo la respiración hasta que el tobo, lleno de agua, era izado otra vez y pasaba el peligro. Fue a una rana joven a quien se le ocurrió pensar que el tobo podía ser una oportunidad en vez de un peligro.


Allá arriba se veía algo así como una claraboya abierta, que cambiaba de aspecto según fuera de día o de noche, y en la que aparecían sombras y luces, formas y colores, que hacían presentir que allí había algo nuevo y digno de conocerse, y, sobre todo, estaba el rostro con trenzas de aquella figura bella y fugaz que aparecía por un momento sobre el brocal del pozo al arrojar el tobo y recobrarlo todos los días en su cita sagrada y temida. Había que conocer todo aquello.


La rana joven dijo lo que pensaba y todas las demás se le echaron encima: “Eso nunca se ha hecho. Sería la destrucción de nuestra especie. El cielo nos castigará. Te perderás para siempre. Nosotras hemos sido hechas para estar aquí y aquí es donde estamos bien y podemos ser felices. Fuera del pozo no hay más que destrucción. Que nadie se atreva a violar las sabias leyes de nuestros antepasados. ¿Es que una rana jovenzuela de hoy puede saber más que ellos?”.


La rana joven esperó pacientemente la próxima bajada del tobo, se colocó estratégicamente, dio un salto en el momento en que el tobo comenzaba a ser izado y subió en él ante el asombro y horror de la comunidad batracia. El consejo de ancianos excomulgó a la rana prófuga y prohibió que se hablara de ella, había que salvaguardar la seguridad del pozo.





Pasaron los meses sin que nadie hablara de ella y nadie, tampoco, pudiera olvidarla, cuando un buen día se oyó un croar familiar sobre el brocal, se agruparon abajo las curiosas y vieron recortada contra el cielo, en el borde del pozo, la conocida silueta de la rana aventurera, a su lado apareció la silueta de otra rana, y a su alrededor se agruparon siete pequeños renacuajos. Todas miraban sin atreverse a decir nada, cuando la rana joven habló: “Aquí arriba se está maravillosamente, hay agua que se mueve, no como allá abajo, hay unas fibras verdes y suaves que salen del suelo y entre las que da gusto moverse, y hay muchos bichos pequeños muy sabrosos y variados, y cada día se puede comer algo diferente. Y luego, hay muchas ranas de muchos tipos distintos, y son muy buenas, yo me he casado con ésta que está aquí a mi lado, y tenemos siete hijos y somos muy felices, y aquí hay sitio para todas porque esto es muy grande y nunca se acaba de ver lo que hay allá lejos...” Desde abajo, las fuerzas del orden advirtieron a la rana que, si bajaba, sería ejecutada por alta traición.

Ella dijo que no pensaba bajar, y que les deseaba a todas que la pasaran bien, y se marchó con su compañera y los siete renacuajos. Abajo en el pozo hubo mucho revuelo, y hubo algunas ranas que quisieron comentar la propuesta, pero las autoridades las acallaron enseguida; y la vida volvió a la normalidad de siempre en el fondo del pozo.
Al día siguiente, por la mañana, la niña de trenzas rubias se quedó asombrada cuando, al sacar el tobo con agua del pozo, vio que estaba lleno de ranas.


En sánscrito (idioma hindú antiguo) hay una palabra compuesta para designar a una persona estrecha de miras que se conforma con oír lo que siempre ha oído y hacer lo que siempre ha hecho, lo que hace todo el mundo y lo que, según parece, han de hacer todos los que quieran seguir una vida tranquila y segura. La palabra es kupmanduck (rana de pozo), y ha pasado del sánscrito a las lenguas hindúes modernas, en la que se usa con el mismo sentido.

A nadie le gusta que se lo digan. Aún así, el mundo está lleno de pozos, y los pozos llenos de ranas, y niñas con trenzas rubias siguen llevándose sustos de vez en cuando por la mañana.

A veces aunque pueda lucir una contradicción, se debe avanzar cuando menos se merezca, porque es cuando mas se puede llegar a necesitar.

13 comentarios:

..**Sidra**.. dijo...

Este tipo de post invita a reflexionar... gracias Fernando por invitarnos a revisar nuestro interior y nuestro actuar. Seamos mas ranas aventureras! El mundo "allá afuera" tiene mil diferentes oportunidades que nos permiten extender horizontes y ser cada día mejor.

Un beso...

(Esto de postear de primera... jum!)

Fernando dijo...

Muy cierto Sidra tu comentario, las oportunidades estan ahi, solo hay que salir a buscarlas

Beso, recibido, 2 veces de primera en comentar, jum! tendre que dedicar un post, para mi siempre grato y un placer tu presencia.

alida dijo...

Fernando, leer este relato es impresionante, realmente tenemos que ser como la rana viajera y buscar otra amplitudes
Un gran abrazo

Martha Colmenares dijo...

Hola Fernando, me ha dado nostalgia el relato. Me hizo recordar, que había olvidado algo que siempre me acompañó. El croar de las ranitas. Cuando vendí mi casa. Ahora en un apartamento donde vivo, no las escucho.
Esa mudanza coincide con la llegada del tirano.
Y me ha parecido terrible. Es que hasta el olvidar cosas tan lindas nos está pasando.
Un abrazo, me encantó venir.
Martha Colmenares

alida dijo...

Fernando, pasa por mi blog tienes un regalito
Es un relax escuchar la música mientras uno escribe
Feliz día

Ishtar dijo...

Fernando Que inspirardor y reflexivo post, y estoy totalmente de acuerdo contigo, tenemos que ir más allá de los esquemas y romper muchos paradigmas para no quedar convertidos en ranas de pozo, yo siempre me arriesgo aunque no todas las veces gane...

Un beso y gracias por la visita.

Ishtar dijo...

uyyy que alegria somos paisanos...

Un beso desde tu ciudad...

Acerina dijo...

A veces es cuestión de atreverse a hacer algo diferente... Y si no nos atrevemos, al menos respetar a quien sí se atreva!!!

Besos & Bendiciones...

Fernando dijo...

Hola, Alida, asi buscar ir mss alla, de donde se esta viendo, claro que pasare por tu casa, a buscrmi egale, bueno m la paso ahi metido, jejeje.

ishtar, hola, bienvenida, cuando se arriesga, se pierde o se gana, pero nunca se sabra si antes no se toma la desicion, beso recibido paisana, llego rapidito, por lo cercano ,jeje

Acer, sino lo hacemos, respetar quien tenga el valor y agregaria tambien apoyarlo.

Cho dijo...

Vengo del blog de Alida!
Tu blog está chévere... por aquí seguiré pasando.
Saludos,

Fernando dijo...

Hola, Martha siempre grato verte por aquí, que broma e verdad que ese sonido, es muy particular, y de seguro uno llega a acostumbrarse de el, tan ciertas tus palabras, olvidar cosas bonitas, cuanto ya hemos perdido con este régimen, ya ni las navidades son iguales, reunirse en familia es ahora una gran tarea, siempre falta 1 o 2 miembros o mas, ya sabes porque.

Cho, siempre Bienvenida, El blog de Alida, ese es excelente lugar, ya conoceré tu casa, esta es la tuya.



Un abrazo también para ambas

Siry dijo...

Hola Colega, me gustó que hayas continuado con la historia de las ranitas...
Felicitaciones por tu premio muy merecido.
Un abrazote

Nacho dijo...

Qué buen Post Hermano!, me encanta que hayas hecho referencia a la filosofía hindé, famosa por su gran sabiduría, y de la que soy seguidor...La verdad que muchas veces en lugar de quejarnos tanto y criticar, e incluso llegar a envidiar, deberíamos de convertir los momentos de Crisis y dificultades, en oportunidades y ocasiones para lograr nuestras metas..Será esto entre otras cosas, lo que nos convertirá en "triunfadores" y no en los batracios de Pozo.
Un Abrazo hermano, y espero que te hayas acordado de nuestras Abuelitas, por el día de los difuntos!