martes, 4 de agosto de 2009

"Reflexiones sobre la Vida"


No culpes a nadie, nunca te quejes de nada ni de nadie, porque fundamentalmente tú has hecho tu vida.

Acepta la responsabilidad de edificarte a tí mismo, y el valor de acusarte en el fracaso para volver a empezar otra vez, corrigiéndote.

Nuca te quejes del ambiente ó de quienes te rodean, hay quienes en tu mismo ambiente supieron vencer. Las circunstancias son buenas ó malas según la voluntad ó la fortaleza de tu corazón.

Aprende a convertir toda situación difícil en una arma para luchar.

No te quejes de tu pobreza, de tu soledad ó de tu suerte, enfréntate con valor y acepta que de una u otra manera son el resultado de tus actos, y la prueba que has de ganar.

No te amargues de tu propio fracaso, ni se lo cargues a otro, acéptate ahora ó seguiras justificándote como un niño.

Recuerda que cualquier momento es bueno para comenzar, y que ninguno es tan terrible para claudicar.

Deja ya de engañarte, eres la causa de ti mismo, de tu necesidad, de tu dolor, de tu fracaso.

Si tu has sido el ignorante, el irresponsable, tú, únicamente tú, nadie pudo haber sido tú.

No olvides nunca, que la causa de tu presencia es tu pasado, como la causa de tu futuro es tu presente.

Aprende de los fuertes, de los valientes, de los audaces, imita a los enérgicos, a los vencedores, a quienes no aceptan situaciones, a quienes vencieron a pesar de todo.

Piensa menos en tus problemas y más en tu trabajo, y tus problemas sin alimento morirán.

Aprende a nacer desde el dolor y a ser más grande, que es el más grande de los obstáculos.

Mírate en el espejo de ti mismo.

Comienza a ser sincero contigo mismo, reconociéndote por tu valor, por tu voluntad y por tu debilidad para justificarte.

Recuerda que dentro de ti hay una fuerza que todo puede hacerlo; reconociéndote a tí mismo más libre y más fuerte, dejarás de ser un títere de las circunstancias, porque tú mismo eres tu destino.

Levántate y mira por las mañanas, y respira la luz del amanecer.

Tú eres la parte de la fuerza de la vida.

Ahora despierta, camina, lucha.

Decídete de una vez y triunfarás en la vida.


¡NUNCA PIENSES EN LA SUERTE, PORQUE LA SUERTE ES EL PRETEXTO DE LOS FRACASADOS!

Por: Pablo Neruda.
Autor.

7 comentarios:

SilviaE.D. dijo...

Hola Fernando!
Gracias por presentar este texto...me viene muy bien en estos momentos.
Un beso!

Siry dijo...

Alguien me dijo hace años que la Suerte es un demonio al cual por ignorancia acudimos.

Buen post

Belkis dijo...

La buena o mala suerte nos la proporcionamos nosotros mismos con nuestras actitudes ante la vida. En función de lo que vemos, así obtendremos. Si aportams luz, recibiremos luz, si aportamos sombras, recibiremos sombras. Somos los constructores de nuestros destinos. Un abrazo y gracias por compartir tan inspirador texto.

Nacho dijo...

Hola Fher!! La verdad que muchas veces perdemos tiempo y energía buscando un culpable de los errores que cometemos, y no nos damos cuenta que eso lo que hace es obstruir nuestro camino hacia el crecimiento personal.
Saludos!

Myr dijo...

Excelente texto, que sabio Neruda!

Que buenos consejos!
Besos

maria fernanda dijo...

MUY HERMOSO FELICIDADES Y TIENEN MUCHA RAZON TUS PALABRAS

Anónimo dijo...

Exelente me hacia falta estas palabras de aliento ...mi autoestima esta por los suelos