domingo, 18 de mayo de 2008

Gibran Khalil Gibran

Gibran Khalil Gibran (جبران خليل جبران Ŷibrān Jalīl Ŷibrān en árabe) fue un poeta, pintor, novelista y ensayista libanés nacido en Becharré, Líbano, el 6 de enero de 1883 y fallecido por síncope el 10 de abril de 1931 en Nueva York.

El segundo de cuatro hermanos, vivió con ellos hasta los 11 años, cuando gran parte de su familia emigra a los Estados Unidos en busca de nuevas oportunidades para trabajar y vivir. Antes de ese viaje, aprende de otras personas, entre ellas su abuelo materno, del conocimiento del arte y del saber universal, que fueron base para la literatura y la pintura. Durante esa estadía, le nace la idea de escribir un libro, que con el tiempo sería su obra cumbre El Profeta.

Con el tiempo, Gibrán trabaja muy duro en la confección de El Profeta, que finalmente logra publicarse en 1923, con éxito total e imágenes de su propia autoría. Después, publica otros libros como El Loco y El Precursor. En esa época, malos presentimientos le invaden el alma y desea retornar a su patria, pero su salud decae constantemente hasta el final de su vida.

En 1928 publica su último libro Jesús, el Hijo del Hombre, obra que hace conservar la reputación y fama notorias del autor, y al morir sus restos son contemplados por sus seguidores en Boston, transportados vía marítima a Beirut y sepultados en la iglesia carmelita de Mar Sarkis en Becharré. Hoy su tumba es un lugar de peregrinación.

De los Hijos


Y una mujer llevando una criatura junto al pecho, dijo:


Hablanos de los niños:


Y él dijo:

Vuestros hijos no son hijos vuestros.

Son los hijos y las hijas de cuanto la Vida desea para sí misma. Son concebidos por medio de vosotros, mas no de vosotros.

Y aun estando con vosotros, no os pertenecen.

Podéis otorgarles vuestro amor, mas no vuestros pensamientos. Porque ellos poseen los propios.

Podéis dar cobijo a su cuerpo, mas no a su alma. Porque sus,almas habitan en la morada del futuro, la cual no podéis conocer, ni siquiera en vuestros sueños.

Podéis esforzaros por ser como ellos, mas no intentéis que ellos sean como vosotros. Porque la vida no anda hacia atrás ni se para en el ayer.

Sois los arcos de los cuales vuestros hijos han sido disparados como dardos vivos. El Arquero ve el blanco en el camino del infinito, y Él os doblegará con su poder para que sus dardos puedan ir lejos y raudos.

Permitid que por placer sea la mano del Arquero la encargada de doblegaros. Pues aun cuando Él ama al dardo que vuela, también siente amor por el arco en tensión.

He allí uno de sus mas celebres escritos del libro el profeta, cuanto cuesta a los padres entender esta preciosa reflexión, son facilitadores son esos arcos que lanzan a sus hijos a un futuro que no verán, no podemos imponer a nuestros hijos lo que nosotros queremos que sean quizás lo que sus padres no pudieron ser , hay que dejarlos ser libres en pensamiento, que desarrollen sus potencialidades se descubran así mismos, y le den valor a lo que tienen y son en fin de cuentas educarlos para la libertad


Articulo escrito y Enviado por:

Freddy D


5 comentarios:

Lorelay dijo...

Que linda reflexión!!! me encanto, comparto lo que piensas...

Besitos

Nacho dijo...

Muy bien Freddy D.! Qué poema tan prescioso el de este célebre ecritor libanés, más aún cuando se trata de la independencia de los Hijos.
Saludos Fher y Freddy!

Siry dijo...

Como ya dije, me encanta Khalil Gibran, asi que este nuevo aporte de Freddy me fascina.

También publiqué algo sobre padres e hijos, de uno de mis maestros, una linda historia real, en un ciclo homenaje a mis maestros.

Un abrazo para ambos Fher y Freddy.

freddy dijo...

Gracia por los comentarios saludos a todos.

Gilberto dijo...

De él he leido El Profeta / El Loco / El Jardín del profeta / Arena y espuma. Fué un hombre adelantado a su época, genial.